Hoy abierto: 10:00-14:30
Mañana abierto: 09:30-21:00

Cuidados para lucir manos suaves y saludables

Tiempo de lectura 2 min.

Las manos están expuestas a factores como el frío, el viento, el calor, los detergentes... y, con el COVID-19, han tenido un contacto frecuente con el gel hidroalcohólico y el jabón. Todo esto conlleva que necesiten un especial cuidado.

Sin embargo, acostumbran a ser grandes olvidadas en la rutina de bienestar aun teniendo un papel fundamental en nuestro día a día. Hoy vemos algunos cuidados para lucir manos suaves y saludables. ¡Préstales atención!

¿POR QUÉ LA PIEL DE LAS MANOS ES ESPECIALMENTE DELICADA?

La piel del dorso es fina, delgada y tiene pocas glándulas sebáceas, lo que, unido a su continua exposición al aire libre, puede hacer que se reseque y aparezcan rojeces e irritaciones.

Por el contrario, la piel de las palmas es rica en tejido adiposo, tiene una capa córnea gruesa y una gran densidad de glándulas sudoríparas, pero también tiene escasez de factores hidratantes naturales.

El hecho de que la piel del dorso y de las palmas sea diferente, hace que las manos sean más vulnerables a la deshidratación  y se resequen fácilmente, ya que la formación global de la película hidrolipídica está debilitada.

Cuidados para lucir manos suaves y saludables

CUIDADOS PARA LUCIR MANOS SUAVES Y SALUDABLES

No esperes a ver tus manos resecas, tirantes o con picor. Actúa antes y  cuídalas siguiendo estas recomendaciones:

  • Usa un jabón suave que respete el pH de la piel, mejor con ingredientes naturales.
  • Lávate las manos con agua tibia o más bien fría. El agua caliente reseca y deshidrata. Evita frotar con fuerza y no olvides entrecruzar los dedos para que el jabón llegue a los espacios interdigitales.Seca suavemente con la toalla.
  • Fotoprotégelas, recuerda que la exposición continuada a la radiación solar,  es un factor influyente en el envejecimiento de la piel.
  • Hidrátate, tanto por dentro como por fuera, y sigue una dieta equilibrada.
  • Evita hábitos nocivos para tu salud y también para tu piel, como el tabaco o el alcohol.

MANTÉN TUS MANOS HIDRATADAS

Es muy importante que les aportes una correcta hidratación, ya sea mediante una loción fluida, crema o bálsamo. Elige la textura en función del estado de tu piel: cuanto más reseca, más cremosa.

Actualmente, los tratamientos más enriquecidos como el bálsamo, no engrasan tu piel ya que se absorben rápidamente, pero si prefieres una absorción inmediata, elige una loción que es más fluida o una crema que lo indique.

Para aplicar el producto, realiza un suave masaje en el dorso, desde la punta de los dedos hasta la muñeca;; en la palma, masajea con movimientos rotatorios de los nudillos; luego extiende el producto en el dorso de los dedos con suavidad, sin olvidarte de las uñas.

Se debe hacer mañana y noche, aunque si sueles estar en contacto con agua o detergentes, se recomienda aplicar una crema específica más de dos veces al día, además de utilizar siempre guantes.

Si quieres conocer más cómo cuidar tus manos y qué productos te pueden ayudar, pide consejo en tu farmacia, ellos te pueden ayudar.